Skip to content

Principios orientadores de las prácticas de la Economía Social Solidaria

5 noviembre, 2016

El marco de referencia conducente a la existencia de las prácticas de la economía social solidaria está formado por principios, de los cuales haremos una exposición en el siguiente documento.

El término Economía Social Solidaria tiene dos significados principales:

  1. Un sistema económico cuyo funcionamiento asegura la base material integrada a una sociedad justa y equilibrada.
  2. Un proyecto de acción colectiva -que incluye prácticas estratégicas de transformación y cotidianas de reproducción- dirigido a contrarrestar las tendencias socialmente negativas del sistema existente, con la perspectiva de construir un sistema económico alternativo[1] que responda al principio ético de “reproducción ampliada de la vida de todos”.

Trabajaremos con el segundo de los significados, que implica un Proyecto sociopolítico y cultural de transformación, proyecto que promociona prácticas nuevas, prácticas que conducen a la construcción del sistema económico alternativo. Este sistema económico alternativo no solamente pone en cuestión al sistema económico actual, sino que se enfrenta a ese sistema económico actual en el que impera una economía dominada por las prácticas del mercado totalizador.[2]

En este post, puntualizaremos los criterios fundamentales y distintivos de las prácticas de la Economía Social Solidaria. (Recuerden siempre el concepto de “las prácticas”, sin prácticas no hay acciones concretas, sin acciones concretas no hay transformaciones más allá de los discursos oportunistas y demagógicos).

Principios relativos a la producción[3]

1)Trabajo para todos. El trabajo digno y emancipador permite la reproducción y desarrollo de la vida humana.

Todos deben tener la posibilidad trabajar en condiciones que permitan el desarrollo de sus capacidades, valorándose especialmente el trabajo asociativo auto gestionado, realizado solidariamente con autonomía (independencia) de poderes o jerarquías alienantes y limitantes del desarrollo de los trabajadores

2)Acceso de los trabajadores a todas las formas de conocimiento. Para convertirse en la principal fuerza productiva, el trabajo autónomo requieren las diversas formas de conocimiento y saber.

3)Acceso de los trabajadores a medios de producción: Esto implica la recuperación de empresas que el capital desecha despidiendo a sus trabajadores o la redistribución de tierras privadas o públicas. En una economía monetaria esto incluye el acceso a subsidios iniciales o al crédito, así como la exención de tasas e impuestos.

4) Cooperación solidaria. Se favorecen formas de complementariedad productiva. Es la principal forma de integración social del sistema de producción. Se debe evitar la expresión inhumana de la competencia, evitando especialmente sus formas violentas que destruyen la vida y amenazan la convivencia pacífica.

5) Autogestión colectiva de las condiciones generales de la producción y la reproducción: Más allá de los procesos productivos particulares, implica la propiedad, control y gestión colectiva (entre muchos que están de acuerdo en las ideas principales de qué y para qué producir) de infraestructuras, hábitat construidos o naturales, moneda, etc.

6) Producción socialmente responsable. Este principio nos reclama el cuidado de la calidad de los productos y la selección de las tecnologías, tanto en lo relativo a la satisfacción adecuada de las necesidades de los consumidores como a los efectos del proceso de producción sobre el medio ambiente. También nos conduce al cuidado de la biodiversidad y a evitar el extractivismo.

Relativos a la distribución y redistribución[4]

1)Justicia social, garantía de la reproducción y desarrollo de la vida de todos: conlleva la inserción económica de los excluidos de la economía, particularmente de los más pobres, de modo que puedan resolver sus necesidades a partir de su propio trabajo o de la solidaridad democrática (de acuerdo a derechos sociales establecidos).

2)A cada cual según su necesidad y su trabajo: es una orientación institucional para evitar diferenciaciones fuertes entre trabajadores de un mismo o de distintos emprendimientos, admitiendo un margen de incentivo material

3)No explotación del trabajo ajeno. No se admiten formas de esclavitud, dependencia forzada por la violencia física o el miedo al hambre, ni la apropiación del producto del trabajo ajeno.

4)Redistribución: implica dos niveles de redistribución: a) apropiación y distribución colectiva del excedente dentro de cada unidad económica; b) apropiación y redistribución por una autoridad central legítima procurando la justicia social a través de instrumentos tales como transferencias monetarias, subsidios a la producción, servicios públicos gratuitos, medios de consumo básico, etc.

Relativos a la Circulación[5]

1)Autosufciencia (autarquía: se propicia el desarrollo de la capacidad de cada comunidad o sociedad de satisfacer con seguridad lo necesario con los propios recursos, principalmente el propio trabajo. (Un ejemplo de esto es la consigna de soberanía alimentaria)

2)Reciprocidad: es la existencia relaciones simétricas y horizontales entre entidades con capacidades comparables. En Argentina se conocen ejemplos en los casos de cooperativas, redes de trueque, círculos de ahorro y crédito solidarios, Este principio no está de acuerdo con la flantropía (solidaridad asimétrica).

3)Intercambio: se destaca el comercio justo según la situación de las partes. Propone la regulación progresiva del mercado como mecanismo de coordinación de iniciativas. Implica un acercamiento socio económico y personalizado de las relaciones entre productores y consumidores. Propicia la reducción de los costos de intermediación.

4) El dinero no crea dinero: porque la creación del dinero a partir del dinero es “usura”. Se propone el dinero como medio y no como fin. Prevé la existencia de monedas sociales como creadoras de tejido social local.

Relativos a la Coordinación[6]

1)Comunidad: Se pone en valor a la concertación y la complementariedad según costumbres o programada, dentro de comunidades preexistentes o resultantes de la libre asociación y relaciones de proximidad.

2)Mercado regulado: desde formas políticas o de organización social para controlar las tendencias destructivas del mercado, controlar la explotación por parte de los intermediarios y de esa manera, favorecer formas de articulación directa de prosumidores y la desmercantilización del trabajo, la naturaleza y el dinero.

3)Planificación: es la coordinación democrática de las iniciativas, ls previsión y control de efectos no deseados, la coordinación y organización conjunta de actividades (evitar fragmentación y competencia innecesarias), el abastecimiento y/o comercialización conjunta, desde lo local hacia los niveles de mayor complejidad, entre otras iniciativas. El Principio de planificación lo hemos desarrollado en el post “Principio de Planificación” de este blog.

Relativos al consumo[7]

1)Consumo responsable: exige consumir lo “suficiente” en oposición al “consumismo” y en equilibrio con la naturaleza.

Principios transversales:[8] son orientaciones que sirven para la producción, la distribución y redistribución, la circulación y la coordinación.

1)Libre iniciativa e innovación socialmente responsable: es la libertad positiva de opción y creación, orientada por la emulación y la acción solidaria y no por el éxito en la competencia.

2)Pluralismo/diversidad: admite múltiples formas de organización económica y propiedad.

3)No discriminación de personas o comunidades: según este principio, no se admiten relaciones económicas o valoraciones asimétricas en la distribución primaria entre géneros, entre generaciones, entre etnias y religiones, y en la ubicación de las organizaciones en el centro o en la periferia.

4)Complejidad/sinergia: de acuerdo a este principio, las capacidades organizativas de los emprendimientos de la ESS deben aprovecharse sinérgicamente intentado resolver sucesivas necesidades sociales de la comunidad (multiactividad respondiendo a la articulación de necesidades y capacidades), y asociándose en redes dentro de la misma actividad o entre actividades complementarias (encadenamientos productivos).

5) Territorialidad: se otorga prioridad al tejido social de proximidad, se valora el lugar y la comunidad. Se favorece la autogestión de los recursos comunes en el territorio de las poblaciones locales.

Estos principios son el marco conceptual de aplicación práctica para recorrer el camino hacia una económica integrada en la sociedad con base en relaciones de equidad, reciprocidad, solidaridad, justicia y, siempre, encaminadas y alumbradas por el Principio de la Reproducción Ampliada de la Vida.

Llevar estos principios al terreno de la economía real requiere de acciones concretas, las cuales propician un cambio de paradigma del hombre en sus actividades económicas, lo que supone transformaciones sustantivas en el plano económico, cultural y político.

[1] CORAGGIO, José Luis. “La Economía Social y Solidaria (ESS). Niveles y alcances de acción de sus actores. El papel de las universidades” incluida en el libro “Economía Social y Solidaria: conceptos, prácticas y políticas públicas”. Hegoa, Instituto de Estudios sobre Desarrollo y Cooperación Internacional de la Universidad del País Vasco.

[2] CORAGGIO, José Luis. “Economía Social y Solidaria. El trabajo antes que el capital”, Alberto Acosta y Esperanza Martínez (Editores), Abya Yala, Quito, 2011

[3] Idem.

[4] Idem.

[5] Idem.

[6] Idem.

[7] Idem.

[8] Idem.

Anuncios

From → Aprendizajes

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: